12 consejos para una mudanza durante el embarazo4 min lectura

12 consejos para una mudanza durante el embarazo4 min lectura
Valora este post

Consejos para Embarazadas durante una mudanza

Si estás embaraza y tienes mudanza de casa a la vista, en  este post te damos algunos consejos para que el bebé y tú no paséis ni un mal rato y sea lo más llevadero posible. También puede ser interesante para cómo hacer una mudanza con un bebé o niños pequeños.

Hay tantas razones por las que nos mudamos que creo que son inclasificables: porque la casa se nos ha quedado pequeña o grande, por desplazamiento en el trabajo, por querer más tranquilidad o más movimiento, porque no nos queda otra, por tener a tu madre cerca, porque has decidido cambiar de vida…

 

Infografía

 

Consejos embarazo
Infografía: Consejos para hacer una mudanza durante el embarazo

Sea cual sea tu situación, si estás embarazada, echa un vistazo a estos consejos que esperemos sean útiles y te den alguna idea.

  1. Ármate de paciencia

    Es un trabajo duro, tómatelo con calma y no te agobies. No pasa nada por hacer las cosas poco a poco: mejor pasito a pasito que llevarnos un susto.

  2. Pónte cómoda.

    Vístete lo más cómoda que puedas, con calzado y ropa amplia que permitan libertad de movimiento y recógete el pelo, así no sentirás como se te llena de polvo o se pega a la cara.

  3. El bebé y tú sois lo más importante.

    Parece una obviedad absurda pero a veces se nos olvida qué es lo realmente importante y nos creemos que “no pasa nada” forzando situaciones que pueden hacernos daño . La mudanza son COSAS, da igual que las muevas hoy o mañana, ahí estarán hasta que puedas hacerlo.

  4. Ayuda.

    Puede que para embalar, guardar cosas, ordenar y otras cosas, no necesites ayuda. Está claro que no estás enferma; estás embarazada y puedes hacer muchas cosas, pero hay otras que no, como cargar con las cajas de la mudanza, muebles pesados, etc. Si tienes a alguien que pueda ayudarte, genial, pídeselo y si no y tienes posibilidad, contrata a alguna empresa de mudanza, que haga eso que no es recomendable que tú hagas.

  5. Descansa cada cierto tiempo.

    Tanto como en los preparativos, como en el día de la mudanza o ya instalados en la nueva casa, cuando sientas un poco de fatiga, párate y descansa. Tómate tu tiempo para volver a la actividad y hazlo cuando realmente te sientas con fuerzas.

  6. Bebe agua y come de vez en cuando.

    Puedes aprovechar los momentos anteriores de descanso para hidratarte y comer algo, así recargas energía y te será más fácil superar la fatiga.

  7. Muévete.

    Si llevas mucho tiempo en la misma posición, debes cambiar de postura, para que la sangre circule. Sobre todo en las últimas fases del embarazo, donde las piernas se hinchan y los pies se convierten en un número más. Si llevas mucho tiempo sentada, puedes levantarte y caminar un poco o cambiar de asiento; lo importante es que te muevas.

  8. Ten el móvil siempre a mano.

    Si estás llevando cosas, moviendo, revolviendo, muchas veces pueden pasar sorpresas desagradables como que se te caiga algo y no puedas moverte o te de un mareillo. Si llevas el móvil en un bolsillo, o colgado, es una precaución y mujer precavida…;) Además también lo podemos utilizar para apuntar tareas que se nos ocurran y que tengas que posponer a otro momento, como por ejemplo, llamar a alguna asociación para que venga a llevarse la ropa que no vayas a querer llevarte o descongelar el frigorífico si te mudas en breve.

  9. Controla en todo momento la maleta del hospital con tus papeles del embarazo.

    Es decir, no los metas en una caja al principio de la mudanza y vayas apilando más sobre ella. Que siempre esté localizada y accesible por lo que pueda pasar, que ya sabemos el caos que conlleva esto y si el bebé dice “- aquí estoy yo” no espera a nadie!

  10. Dirige y organiza.

    Tanto si has contratado a alguien como si son amigos y familiares, que están haciendo aquello que no puedes hacer manualmente, puedes dirigirlos  y organizar dónde va cada cosa, poner énfasis en los bultos que requieran más cuidado, rotular las cajas que vayan quedando completas y precintarlas, etc.

  11. No subas escaleras altas, sobre todo si estás sola.

    Aunque creas que no es una altura imprudente, cuando estamos embarazadas, cualquier escalón lo es.

  12. Filosofea ante el Síndrome Nido.

    Lo sé, yo también he pasado por esto y encima en una mudanza es lo peor. Piensa en positivo: todo estará para cuando llegue el pequeñín/a y si no, no pasa nada, ” a su casa caótica viene”, pero viene, que es lo importante.

 

Y nada más, mucha suerte, a terminar cuando se termine, y lo más importante, que el bebé y tú os sentáis en casa cuando lleguéis.

Si quieres aportar algún consejo a otras madres embarazadas, déjanos tu comentario. ¡Será un placer ampliar esta lista juntos!

Centro de preferencias de privacidad

Leer entrada anterior
Slide de como precintar una caja de cartón
Cómo precintar una cajas de cartón de forma perfecta (soporte más peso)

Muchas veces cargamos las cajas de cartón con más peso del recomendado y esto puede causar roturas del cartón al...

Cerrar